¿QUÉ SIGNIFICA "SACRIFICIO VIVO"?

Yeshúa Hamashiaj el Cordero de Dios
 
Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional (Romanos 12:1 RV60). 
 
Un SACRIFICIO VIVO: Es decir, en glorioso contraste con los sacrificios legales, que eran sacrificios muertos. La muerte del “Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo,” ha barrido del altar de Dios todas las víctimas muertas, para dar lugar a los redimidos mismos como “sacrificios vivos” para aquel que “hizo pecado por nosotros;” mientras que toda expresión de alabanza de sus corazones agradecidos y todo acto impulsado por el amor a Cristo, es en sí un sacrificio a Dios de perfume dulce” (Heb_13:15-16) (Comentarios Jamieson - Fausset - Brown).
 
Pero la gran pregunta a resaltar es la que realiza el hermano Oswald Chambers, que me parece totalmente valedera y muy reflexiva:
 
¿Es vivo mi sacrificio? 
 
Recordemos lo revelado en Génesis 22:9 (LBLA): "...edificó allí Abraham un altar... ató a Isaac, su hijo, y lo puso en el altar sobre la leña"... 
 
Este acontecimiento ilustra el error que cometemos al creer que lo máximo que Dios requiere de nosotros es el sacrificio de la muerte. Lo que Dios desea es el sacrificio a través de la muerte, el cual nos capacita para hacer lo que hizo Jesús, es decir, sacrificar nuestras vidas. No: "Señor, estoy dispuesto a ir contigo... a la muerte", Lucas 22:33, sino: "Estoy dispuesto a identificarme con tu muerte de modo que pueda sacrificar mi vida para Dios". 
 
¡Al parecer, creemos que Dios quiere que renunciemos a cosas! Dios purificó a Abraham de este disparate, y está realizando el mismo proceso en nuestras vidas. Él nunca nos pide que abandonemos algo por el simple hecho de dejarlo. Más bien, nos pide que renunciemos a eso debido a lo único que vale la pena tener: la vida con Él. Es cuestión de soltar las ataduras que restringen nuestras vidas. Y esos lazos se desatan de inmediato cuando nos identificamos con la muerte de Jesús. Entonces, entramos en una relación con Dios que nos permite sacrificar nuestra vida para Él.
 
Para Dios no tiene ningún valor que le entregues tu vida para morir, Él quiere que seas un sacrificio vivo, que le permitas tener todas tus fuerzas las cuales han sido salvadas y sacrificadas a través de Jesús (Romanos 12:1). Esto es aceptable para Dios.
 
 
Créditos:  Extraído del día 08 de Enero, Libro Devocional Diario: "En pos de lo Supremo", escrito por nuestro hermano Oswald Chambers. Disfrute de este devocional diariamente que se encuentra en nuestra barra de enlaces como Devocional Diario, gracias al trabajo de nuestro hermano José Mateu. Visión de Profetas © 2010-2013
Publicar en Google Plus

Publicado por Roger Casco

Apasionado por la causa de Cristo Jesús, predicador, maestro bíblico autodidacta e investigador cristiano, peregrino de Israel en 2008, escritor del libro Su Nombre ¿Jesús o Yeshúa?-¿Jehová o Yahveh? Vive felizmente en la ciudad de Tegucigalpa junto a su esposa e hijo. Contacto: +504 9820-2424 | email: ministeriosquienesjesucristo@gmail.com
    Comentar por Blogger
    Comentar por Facebook

0 Comentarios :

Publicar un comentario en la entrada