CRISTOBAL COLÓN UN JUDÍO MESIÁNICO

1 Comentarios

Apenas unos días buscando información sobre un tema en particular resulto que me estrelle con otra información totalmente opuesta a la que buscaba y me pareció interesante mostrársela a todos ustedes. Ya había escuchado algo al respecto pero nunca me había dado por profundizar (tan poco he profundizado) y escuche algo de que el famoso descubridor y "ladrón" como es tenido por este continente americano, tenia algo más que se un judío. Descubramos lo que era según esta investigación.
Por decisión propia, Cristóbal Colón, como hoy día le conocemos, ocultó su origen y nadie ha podido explicar por qué.
Es decir, nadie hasta ahora, en que D. Gabriel Verd Martorell, sale a defender su tesis y, con bastante gallardía, rompe una lanza en favor de su origen mallorquín.

Las investigaciones del Sr. Verd son sumamente interesantes para aquellos estudiosos de la historia y no cabe la menor duda que contesta un sin fin de preguntas hasta ahora sin contestación.

Entre en www.yoescribo.com y quedará asombrado de la cantidad de información que podrá encontrar sobre este tema.

Para los estudiosos de la Biblia, el capítulo de Colón es un tema interesante, por lo poco conocido.

Para lograr entender el escenario donde se lleva a cabo el drama, tenemos que situarnos en una península Ibérica durante la segunda mitad del siglo XV.

En ella, varios reinos de diferentes procedencias y mestizajes tratan de erradicar a otro que por novecientos años habían dominado la península: Los Árabes.

Pero antes de entrar en ello hay que entender que aquellos reinos del norte habían ido siendo formados sobre un entramado totalmente hebreo.

Los pueblos emigrantes de Mesopotamia “habirus” de los que uno de ellos fue escogido como el Pueblo de Dios, recorrían desde Babilonia, Egipto, el norte de África, cruzaban el estrecho de Gibraltar, proseguían por el oeste e la península Ibérica, (Iberia, puede ser de la misma raíz de “habirú” o hebreo, como también lo puede ser el río Ebro, donde se encuentra la ciudad de Zaragoza, derivada de la bíblica familia Zara, el hermano de Pérez, etc.).

Estos se detuvieron por un tiempo en lo que hoy se conoce por Galicia y luego continuaron su deambular por Irlanda (Hibernia) y Escocia. ¿O es que ustedes se creen que eso de tocar la gaita es casualidad?

Luego siguieron viniendo visitantes, del Mediterráneo, del Norte, etc. Se constituyeron nuevos reinos, se mezclaron las étnias. Pero ellos seguían deambulando por todos “sus” territorios.

Lo que no cabe la menor duda es que los judíos, como se les conocía, se desplazaban y vivían en toda la península sin importarles si eran moros o cristianos. No en balde se enseña que los primeros habitantes de la península fueron los Tartesos. ¿No podrían ser ellos los que construían las naves de Tarsis, tan mencionadas en la Biblia?

Un segundo aspecto a considerar es el remordimiento por parte de los cristianos de la península al no haber apoyado a los demás países europeos en su conquista de los Santos Lugares unos cientos de años antes. Recordemos que el Papa disculpó a los reyes españoles de enviar soldados a luchar en las Cruzadas por estar ellos mismos enfrentando el problema del expansionismo árabe dentro de la península.

Una vez expulsados los árabes de la península y conociendo el fracaso de las cruzadas, no es de extrañar el anhelo de conquista de la Jerusalén bíblica por aquellos enardecidos cristianos.

Un tercer punto, de suma importancia a considerar, es el hecho que el judaísmo y el cristianismo, en aquella época, eran hermanos. Una cosa era la religión y otra cosa era la sangre. Había judíos que profesaban el Antiguo Testamento y había otros que profesaban el Nuevo.

Había muchos que, siendo judíos, por varias generaciones eran cristianos y había otros que a la vista de la pérdida de sus pertenencias por los recientes edictos reales, se convertían rápidamente al cristianismo. Estos últimos eran los conocidos “marranos”. Dentro de la iglesia de aquella época la gran mayoría de los sacerdotes y obispos eran de ascendencia conversa.

Existía una gran diferencia entre un cristiano, cristiano y un cristiano, judío.

El nacer dentro de una familia judía, la mayor parte de las veces traía consigo el alimentarse de sus tradiciones ancestrales y entre ellas venía el profundo aprendizaje de los Libros Sagrados.

Luego si el judío era o se convertía en cristiano, su conocimiento de las Antiguas Escrituras lo único que podría hacer era reafirmar su cristianismo al ver cómo aquellas apuntaban y hacían más grande la figura de nuestro redentor, Jesucristo.

Cristóbal Colón
Pues bien, dentro de este escenario y con las investigaciones del Sr. Verd, Colón calza perfectamente como el protagonista central de la obra.

El nombre de Colón era Colom, como así existen varios documentos firmados con su puño y letra. Es el nombre de una familia judeo – catalana – mallorquina.

Hijo ilegítimo del Príncipe de Viana. Hay que leer un poco de historia para entender todo el embrollo de los líos con su padre, su madrastra, las intrigas políticas, etc.

Su personalidad. No me cabe la menor duda que conocedor y estudioso de la Biblia y la Cábala, se consideraba un elegido. Su nombre, Cristóbal, no había sido casual. Por algo su firma era «Xpo Ferens» es decir: portador de Cristo.

Pero este talante tenía que ser alimentado por algo muy fuerte. Y en efecto, su fuente era la Biblia.

El Libro de las Profecías
En el códice escrito con por el puño de Cristóbal Colón y que hasta el año 1984 permaneció apolillado en la Biblioteca Colombina de la Catedral de Sevilla.

En él podemos leer de puño y letra del Almirante:

Ya dise que para la hesecuçión de la ynpresa de las Yndias no me aprovechó rasón, ni matemática, ny mapamundis; llenamente se cumplió lo que diso Ysayas. Y esto es lo que deseo de escrevir aquí por le reducir a Vuestras Altezas a memoria, y porque se alegren del otro que yo le diré de Jerusalén pro las mesmas autoridades, de la qual ynpresa, si fee ay, tengan muy cierto la victoria. …
Prosigue diciendo…

Acuérdense Vuestras Altezas de los hevangelios y de tantas promesas que Nuestro Redentor nos fiso, y quán esprimentado está todo… …Quien toviere tanta fee como un grano de paniso, le obedeçerán las montañas… … No debe nadie de temer a tomar cualquiera ynpresa en nonbre de Nuestro Salvador… Está escrito a los Reyes Católicos y en él explica la razón de su fe, que no es ni más ni menos que sentirse escogido por Dios para cumplir una de las profecías de Isaías (60).

La conclusión a que llego es que Cristóbal Colón era un ferviente cristiano de origen sefardita (judío español), un erudito de la época que sabe aprovechar sus conocimientos en beneficio de su fe en las profecías de Isaías que le empujan:

  1. A ir más allá de los mares conocidos, aunque por fe los conocía, en busca de las tribus perdidas de Israel.
  2. En su descubrimiento encontraría las enormes riquezas que encontró.
  3. Él se las traería a sus reyes para que ellos llevaran a cabo la segunda parte de la promesa que no era, ni más ni menos que la conquista de la ciudad santa de Jerusalén.
  4. No solamente tenía fe en su misión y sabía que la cumpliría sino que además trató de ir un poco más lejos de lo que esta era: Trató de asegurarse que los Reyes cumplían su parte de la profecía.
  5. Nadie se explica la altivez de Colón intransigentemente exigiendo a los Reyes Católicos el 10% de todas las ganancias de su descubrimiento. No era buen administrador, no fue apegado al dinero, ¿para qué quería ese 10% de tan fabulosas riquezas? Mi opinión es que con el diezmo, trató el de asegurarse que la segunda parte de la profecía era cumplida. Era su diezmo para Dios. Él trató, si luego el rey Fernando le engañó, ese ya no fue su problema ante los ojos de Dios. Hay, para mí, muchísimas razones que afirman la veracidad de este drama.

Si ha llegado leyendo hasta este punto, estoy seguro que le interesa el tema y no hay cosa mejor que aprender por uno mismo.

Y si estoy en lo cierto, lea las investigaciones del Sr. Verd en la página de arriba.

Luego si de verdad quiere entender lo que pasaba por la mente del Almirante cuando descubrió América, la editorial Clié de Barcelona publica dos libros de la autora norteamericana Kay Brigham Libro de las Profecas de Colón y Cristóbal Colón: Su vida y descubrimiento a la luz de sus profecías

Que yo sepa son los únicos en el mundo que tocan el tema del Libro de las Profecías de Colón.

Si los compra, no se olvide seguir el orden que le recomiendo, primero Verd y luego el Libro de las Profecías.

Y por último, si lo hace, por favor, cuéntenos cual fue su experiencia viviendo esta historia desconocida del más famoso Judío Mesiánico de la historia moderna.

¿Queda alguien por ahí que aún piense que Cristóbal Colom era el hijo de un tejedor y tabernero nacido en Génova?

Eloy García Calleja
La Serena, diciembre 2005
Créditos: www.gamanel.cl Visión de Profetas © 2010-2012

Nota CEO: Estimados hermanos y amigos como ustedes pueden ver tenemos licencia de que sí se puede copiar nuestro contenido salvo que debe estar debidamente identificadas nuestras fuentes. Sí usted nos realiza copy and paste necesita identificar nuestro blog y las fuentes que hayamos añadidas en dichas publicaciones.


1 comentario:

  1. Manuel Doval20 mayo, 2012

    El origen de Cristóbal Colon esta casi completamente demostrado que era de Galicia, no era judío era un noble gallego (Pedro Álvarez de Sotomayor), así lo demuestra el reciente análisis caligráfico hecho por expertos, el apellido Colon solo existía en Pontevedra Galicia, escribía con giros netamente gallegos, bautizo a las tierras descubiertas con más de 130 nombres iguales a las de las costas de Pontevedra, aporto a la empresa del descubrimiento “ la Santa María” conocida como la “Gallega” fabricada en Pontevedra, y un sinfín de argumentos más.

    ResponderEliminar