Últimas

miércoles, 30 de junio de 2010

EL PROFETA DANIEL



Aprendamos de nuestros predecesores, llenémonos de la fe y el testimonio de la palabra que mora en ellos
El Profeta Daniel en las Escrituras
Daniel no es tan solo el autor, del Libro de Daniel que forma parte de la Biblia.

Ezequiel el Profeta nos habla de Daniel, como una persona de excepcional en sabiduría y rectitud (Ez. 14: 14, 20 y 28: 3).

Aunque también aparecen mencionados otros dos personajes en otros libros de la biblia con el mismo nombre; Daniel, hijo de David (1 Cr 3:1 y 2 Sam 3:3) y Daniel hijo de Itamar, de familia sacerdotal, uno de los exiliados que retornaron con Esdras en 458 a.C. (Esd 8:2).

Significado del nombre
Su nombre de origen hebreo (דָּנִיֵּאל) consta de dos partes: el primer segmento proviene del verbo דין (din) 'juzgar', 'contender' o 'alegar y la porción final es אל (El), abreviatura de 'Elohim'; 'Dios', 'divinidad'.

La partícula "י"(i) ha sido interpretada tanto como un hiriq, denotando pertenencia, o como un "yod" nombre de la letra, como posesivo de primera persona igual que en el hebreo moderno. 

Por lo tanto Daniel suele traducirse como 'Dios es mi Juez' o 'Juicio de Dios'.

Otra interpretación a considerarse esta en La Enciclopedia Judaica que según a la luz de Génesis 30:6 se entiende como 'Dios es el defensor de mi derecho'.

Interesantemente
En el judaísmo Daniel es considerado el autor del libro homónimo, el cual es parte de los Ketuvim o los escritos de la Tora, pero no un profeta.

Los cristianos (Católicos o Protestantes), en cambio, lo incluyen entre los Profetas Mayores.

En la tradición islámica, aunque no sea mencionado por el Corán, se le considera igualmente un profeta. 

Una Vida que nos inspira
No existe ninguna referencia sobre quienes fueron sus progenitores y sus inicios. Lo que si poseemos es el libro bíblico que lleva su nombre y datos complementarios suministrados por el gran historiador Flavio Josefo cuya fuente se ignora.

Según datos de Josefo, Daniel pertenecía a una familia noble del Reino de Judá, tal vez emparentada con la realeza. 

Una historia poco conocida de Daniel El Profeta
La sección deuterocanónica del libro de Daniel. Puedes observar que en la biblia de los Cristianos Protestantes, sectas cristianas y otras religiones en el libro de Daniel encontraras tan solo 12 capítulos pero en las versiones Católicas encontraras otros dos capítulos el 13 y 14.

Te recomendamos leer los dos capítulos para que puedas comprender la siguiente información.


Capitulo #13 del Libro de Daniel

Dan 13:1  Vivía en Babilonia un hombre llamado Joaquín.
Dan 13:2  Se había casado con una mujer llamada Susana, hija de Jilquías, que era muy bella y temerosa de Dios;
Dan 13:3  sus padres eran justos y habían educado a su hija según la ley de Moisés.
Dan 13:4  Joaquín era muy rico, tenía un jardín contiguo a su casa, y los judíos solían acudir donde él, porque era el más prestigioso de todos.
Dan 13:5  Aquel año habían sido nombrados jueces dos ancianos, escogidos entre el pueblo, de aquellos de quienes dijo el Señor: «La iniquidad salió en Babilonia de los ancianos y jueces que se hacían guías del pueblo.»
Dan 13:6  Venían éstos a menudo a casa de Joaquín, y todos los que tenían algún litigio se dirigían a ellos.
Dan 13:7  Cuando todo el mundo se había retirado ya, a mediodía, Susana entraba a pasear por el jardín de su marido.
Dan 13:8  Los dos ancianos, que la veían entrar a pasear todos los días, empezaron a desearla.
Dan 13:9  Perdieron la cabeza dejando de mirar hacia el cielo y olvidando sus justos juicios.
Dan 13:10  Estaban, pues, los dos apasionados por ella, pero no se descubrían mutuamente su tormento,
Dan 13:11  por vergüenza de confesarse el deseo que tenían de unirse a ella,
Dan 13:12  y trataban afanosamente de verla todos los días.
Dan 13:13  Un día, después de decirse el uno al otro: «Vamos a casa, que es hora de comer», salieron y se fueron cada uno por su lado.
Dan 13:14  Pero ambos volvieron sobre sus pasos y se encontraron de nuevo en el mismo sitio. Preguntándose entonces mutuamente el motivo, se confesaron su pasión y acordaron buscar el momento en que pudieran sorprender a Susana a solas.
Dan 13:15  Mientras estaban esperando la ocasión favorable, un día entró Susana en el jardín como los días precedentes, acompañada solamente de dos jóvenes doncellas, y como hacía calor quiso bañarse en el jardín.
Dan 13:16  No había allí nadie, excepto los dos ancianos que, escondidos, estaban al acecho.
Dan 13:17  Dijo ella a las doncellas: «Traedme aceite y perfume, y cerrad las puertas del jardín, para que pueda bañarme.»
Dan 13:18  Ellas obedecieron, cerraron las puertas del jardín y salieron por la puerta lateral para traer lo que Susana había pedido; no sabían que los ancianos estaban escondidos.
Dan 13:19  En cuanto salieron las doncellas, los dos ancianos se levantaron, fueron corriendo donde ella,
Dan 13:20  y le dijeron: «Las puertas del jardín están cerradas y nadie nos ve. Nosotros te deseamos; consiente, pues, y entrégate a nosotros.
Dan 13:21  Si no, daremos testimonio contra ti diciendo que estaba contigo un joven y que por eso habías despachado a tus doncellas.»
Dan 13:22  Susana gimió: «¡Ay, qué aprieto me estrecha por todas partes! Si hago esto, es la muerte para mí; si no lo hago, no escaparé de vosotros.
Dan 13:23  Pero es mejor para mí caer en vuestras manos sin haberlo hecho que pecar delante del Señor.»
Dan 13:24  Y Susana se puso a gritar a grandes voces. Los dos ancianos gritaron también contra ella,
Dan 13:25  y uno de ellos corrió a abrir las puertas del jardín.
Dan 13:26  Al oír estos gritos en el jardín, los domésticos se precipitaron por la puerta lateral para ver qué ocurría,
Dan 13:27  y cuando los ancianos contaron su historia, los criados se sintieron muy confundidos, porque jamás se había dicho una cosa semejante de Susana.
Dan 13:28  A la mañana siguiente, cuando el pueblo se reunió en casa de Joaquín, su marido, llegaron allá los dos ancianos, llenos de pensamientos inicuos contra Susana para hacerla morir.
Dan 13:29  Y dijeron en presencia del pueblo: «Mandad a buscar a Susana, hija de Jilquías, la mujer de Joaquín.» Mandaron a buscarla,
Dan 13:30  y ella compareció acompañada de sus padres, de sus hijos y de todos sus parientes.
Dan 13:31  Susana era muy delicada y de hermoso aspecto.
Dan 13:32  Tenía puesto el velo, pero aquellos miserables ordenaron que se le quitase el velo para saciarse de su belleza.
Dan 13:33  Todos los suyos lloraban, y también todos los que la veían.
Dan 13:34  Los dos ancianos, levantándose en medio del pueblo, pusieron sus manos sobre su cabeza.
Dan 13:35  Ella, llorando, levantó los ojos al cielo, porque su corazón tenía puesta su confianza en Dios.
Dan 13:36  Los ancianos dijeron: «Mientras nosotros nos paseábamos solos por el jardín, entró ésta con dos doncellas. Cerró las puertas y luego despachó a las doncellas.
Dan 13:37  Entonces se acercó a ella un joven que estaba escondido y se acostó con ella.
Dan 13:38  Nosotros, que estábamos en un rincón del jardín, al ver esta iniquidad, fuimos corriendo donde ellos.
Dan 13:39  Los sorprendimos juntos, pero a él no pudimos atraparle porque era más fuerte que nosotros, y abriendo la puerta se escapó.
Dan 13:40  Pero a ésta la agarramos y le preguntamos quién era aquel joven.
Dan 13:41  No quiso revelárnoslo. De todo esto nosotros somos testigos.» La asamblea les creyó como ancianos y jueces del pueblo que eran. Y la condenaron a muerte.
Dan 13:42  Entonces Susana gritó fuertemente: «Oh Dios eterno, que conoces los secretos, que todo lo conoces antes que suceda,
Dan 13:43  tú sabes que éstos han levantado contra mí falso testimonio. Y ahora voy a morir, sin haber hecho nada de lo que su maldad ha tramado contra mí.»
Dan 13:44  El Señor escuchó su voz
Dan 13:45  y, cuando era llevada a la muerte, suscitó el santo espíritu de un jovencito llamado Daniel,
Dan 13:46  que se puso a gritar: «¡Yo estoy limpio de la sangre de esta mujer!»
Dan 13:47  Todo el pueblo se volvió hacia él y dijo: «¿Qué significa eso que has dicho?»
Dan 13:48  El, de pie en medio de ellos, respondió: «¿Tan necios sois, hijos de Israel, para condenar sin investigación y sin evidencia a una hija de Israel?
Dan 13:49  ¡Volved al tribunal, porque es falso el testimonio que éstos han levantado contra ella!»
Dan 13:50  Todo el pueblo se apresuró a volver allá, y los ancianos dijeron a Daniel: «Ven a sentarte en medio de nosotros y dinos lo que piensas, ya que Dios te ha dado la dignidad de la ancianidad.»
Dan 13:51  Daniel les dijo entonces: «Separadlos lejos el uno del otro, y yo les interrogaré.»
Dan 13:52  Una vez separados, Daniel llamó a uno de ellos y le dijo: «Envejecido en la iniquidad, ahora han llegado al colmo los delitos de tu vida pasada,
Dan 13:53  dictador de sentencias injustas, que condenabas a los inocentes y absolvías a los culpables, siendo así que el Señor dice: "No matarás al inocente y al justo."
Dan 13:54  Conque, si la viste, dinos bajo qué árbol los viste juntos.» Respondió él: «Bajo una acacia.»
Dan 13:55  «En verdad - dijo Daniel - contra tu propia cabeza has mentido, pues ya el ángel de Dios ha recibido de él la sentencia y viene a partirte por el medio.»
Dan 13:56  Retirado éste, mandó traer al otro y le dijo: «¡Raza de Canaán, que no de Judá; la hermosura te ha descarriado y el deseo ha pervertido tu corazón!
Dan 13:57  Así tratabais a las hijas de Israel, y ellas, por miedo, se entregaban a vosotros. Pero una hija de Judá no ha podido soportar vuestra iniquidad.
Dan 13:58  Ahora pues, dime: ¿Bajo qué árbol los sorprendiste juntos?» El respondió: «Bajo una encina.»
Dan 13:59  En verdad, dijo Daniel, tú también has mentido contra tu propia cabeza: ya está el ángel del Señor esperando, espada en mano, para partirte por el medio, a fin de acabar con vosotros.»
Dan 13:60  Entonces la asamblea entera clamó a grandes voces, bendiciendo a Dios que salva a los que esperan en él.
Dan 13:61  Luego se levantaron contra los dos ancianos, a quienes, por su propia boca, había convencido Daniel de falso testimonio
Dan 13:62  y, para cumplir la ley de Moisés, les aplicaron la misma pena que ellos habían querido infligir a su prójimo: les dieron muerte, y aquel día se salvó una sangre inocente.
Dan 13:63  Jilquías y su mujer dieron gracias a Dios por su hija Susana, así como Joaquín su marido y todos sus parientes, por el hecho de que nada indigno se había encontrado en ella.
Dan 13:64  Y desde aquel día en adelante Daniel fue grande a los ojos del pueblo.



Capitulo #14 del Libro de Daniel

Dan 14:1  El rey Astiages fue a reunirse con sus padres, y le sucedió Ciro el Persa.
Dan 14:2  Daniel era comensal del rey y más honrado que ningún otro de sus amigos.
Dan 14:3  Tenían los babilonios un ídolo, llamado Bel, con el que se gastaban cada día doce artabas de flor de harina, cuarenta ovejas y seis medidas de vino.
Dan 14:4  El rey también le veneraba y todos los días iba a adorarle. Daniel, en cambio, adoraba a su Dios.
Dan 14:5  El rey le dijo: «¿Por qué no adoras a Bel?» El respondió: «Porque yo no venero a ídolos hechos por mano humana, sino solamente al Dios vivo que hizo el cielo y la tierra y que tiene poder sobre toda carne.»
Dan 14:6  Díjole el rey: ¿Crees que Bel no es un dios vivo? ¿No ves todo lo que come y bebe a diario?»
Dan 14:7  Daniel se echó a reír: «Oh rey, no te engañes - dijo -, por dentro es de arcilla y por fuera de bronce, y eso no ha comido ni bebido jamás.»
Dan 14:8  Entonces el rey, montando en cólera, mandó llamar a sus sacerdotes y les dijo: «Si no me decís quién es el que come este dispendio, moriréis; pero si demostráis que el que lo come es Bel, morirá Daniel por haber blasfemado contra Bel.»
Dan 14:9  Daniel dijo al rey: «¡Hágase según tu palabra!» Eran setenta los sacerdotes de Bel, sin contar las mujeres y los hijos.
Dan 14:10  El rey se dirigió, pues, con Daniel al templo de Bel,
Dan 14:11  y los sacerdotes de Bel le dijeron: «Mira, nosotros vamos a salir de aquí; tú, oh rey, manda poner la comida y el vino mezclado; luego cierra la puerta y séllada con tu anillo; si mañana por la mañana, cuando vuelvas, no encuentras que Bel se lo ha comido todo, moriremos nosotros; en caso contrario, morirá Daniel que nos ha calumniado.»
Dan 14:12  Estaban ellos tranquilos, porque se habían hecho una entrada secreta debajo de la mesa y por allí entraban normalmente a llevarse las ofrendas.
Dan 14:13  En cuanto salieron y el rey depositó la comida ante Bel,
Dan 14:14  Daniel mandó a sus criados que trajeran ceniza y la esparcieran por todo el suelo del templo, sin más testigo que el rey. Luego salieron, cerraron la puerta, la sellaron con el anillo real, y se fueron.
Dan 14:15  Los sacerdotes vinieron por la noche, como de costumbre, con sus mujeres y sus hijos, y se lo comieron y bebieron todo.
Dan 14:16  El rey se levantó muy temprano y Daniel con él.
Dan 14:17  El rey le preguntó: «Daniel, ¿están intactos los sellos?» - «Intactos, oh rey», respondió él.
Dan 14:18  Nada más abierta la puerta, el rey echó una mirada a la mesa y gritó en alta voz: «¡Grande eres, Bel, y no hay en ti engaño alguno!»
Dan 14:19  Daniel se echó a reír y, deteniendo al rey para que no entrara más adentro, le dijo: «Mira, mira al suelo, y repara de quién son esas huellas.»
Dan 14:20  - «Veo huellas de hombres, de mujeres y de niños», dijo el rey;
Dan 14:21  y, montando en cólera, mandó detener a los sacerdotes con sus mujeres y sus hijos. Ellos le mostraron entonces la puerta secreta por la que entraban a consumir lo que había sobre la mesa.
Dan 14:22  Y el rey mandó matarlos y entregó a Bel en manos de Daniel, el cual lo destruyó, así como su templo.
Dan 14:23  Habían también una gran serpiente a la que los babilonios veneraban.
Dan 14:24  El rey dijo a Daniel: «¿Vas a decir también que ésta es de bronce? Mira, está viva y come y bebe: no puedes decir que no es un dios vivo; así que adórale.»
Dan 14:25  Daniel respondió: «Yo adoro sólo al Señor mi Dios; él es el Dios vivo. Mas tú, oh rey, dame permiso y yo mataré a esta serpiente sin espada ni estaca.»
Dan 14:26  Dijo el rey: «Te lo doy.»
Dan 14:27  Daniel tomó entonces pez, grasa y pelos, lo coció todo junto e hizo con ello unas bolitas que echó en las fauces de la serpiente; la serpiente las tragó y reventó. Y dijo Daniel: «¡Mirad qué es lo que veneráis!»
Dan 14:28  Al enterarse los babilonios, se enfurecieron mucho; se amotinaron contra el rey y dijeron: «El rey se ha hecho judío: ha destruido a Bel, ha matado a la serpiente, y a los sacerdotes los ha asesinado.»
Dan 14:29  Fueron, pues, a decir al rey: «Entréganos a Daniel; si no, te mataremos a ti y a toda tu casa.»
Dan 14:30  Ante esta gran violencia, el rey se vio obligado a entregarles a Daniel.
Dan 14:31  Ellos le echaron en el foso de los leones, donde estuvo seis días.
Dan 14:32  Había en el foso siete leones a los que se les daba diariamente dos cadáveres y dos carneros; entonces no se les dio nada, para que devoraran a Daniel.
Dan 14:33  Estaba a la sazón en Judea el profeta Habacuc: acababa de preparar un cocido y de desmenuzar pan en un plato, y se dirigía al campo a llevárselo a los segadores.
Dan 14:34  El ángel del Señor dijo a Habacuc: «Lleva esa comida que tienes a Babilonia, a Daniel que está en el foso de los leones.»
Dan 14:35  «Señor - dijo Habacuc - no he visto jamás Babilonia ni conozco ese foso.»
Dan 14:36  Entonces el ángel del Señor le agarró por la cabeza y, llevándole por los cabellos, le puso en Babilonia, encima del foso, con la rapidez de su soplo.
Dan 14:37  Habacuc gritó: «Daniel, Daniel, toma la comida que el Señor te ha enviado.»
Dan 14:38  Y dijo Daniel; «Te has acordado de mí, Dios mío, y no has abandonado a los que te aman.»
Dan 14:39  Y Daniel se levantó y se puso a comer, mientras el ángel de Dios volvía a llevar al instante a Habacuc a su lugar.
Dan 14:40  El día séptimo, vino el rey a llorar a Daniel; se acercó al foso, miró, y he aquí que Daniel estaba allí sentado.
Dan 14:41  Entonces exclamó: «Grande eres, Señor, Dios de Daniel, y no hay otro Dios fuera de ti.»
Dan 14:42  Luego mandó sacarle y echar allá a aquellos que habían querido perderle, los cuales fueron al instante devorados en su presencia.


Espero te hayan gustado las lecturas anteriores. Continuando con el análisis del Profeta Daniel podemos observar que tendría unos catorce años, fue conducido cautivo a Babilonia tras la caída de Jerusalén en 587 a. C. Siendo todavía un adolescente tuvo una intervención decisiva en el proceso contra Susana. Esta mujer, joven y bella, había sido acusada injustamente de adulterio por dos de los ancianos de la comunidad de los desterrados; Daniel no sólo defendió su inocencia sino que probó, por medio de un hábil interrogatorio, que los propios denunciantes eran quienes habían acosado a la mujer, calumniándola al no haber cedido a sus deseos. 

En los Imperios que Conquistaron a Israel 
Nabucodonosor II, según el relato bíblico, ordenó escoger un grupo de jóvenes hebreos para ocupar puestos en la corte. Los elegidos fueron Daniel y tres jóvenes de su misma tribu: Hananías, Misael y Azarías quienes fueron confiados al cuidado de Aspenaz jefe de los eunucos.

Los jóvenes fueron introducidos en la cultura mesopotámica, aprendiendo su lengua, su escritura y su tradición literaria motivo por el cual recibieron nombres en lengua acadia tardía, el texto bíblico los transcribe como Beltsasar o Baltasar para Daniel, y Sadrac, Mesac y Abed nego respectivamente para los amigos.

Fueron alojados en el palacio real, hoy identificado con la zona arqueológica de Kasr, en la margen occidental del Eúfrates. La tradición judía asegura que estos jóvenes también fueron convertidos en eunucos, pero tal conclusión no es la única posible.

Daniel y sus compañeros, no obstante de residir en la corte, mantuvieron sus prácticas kosher o limpias es decir su estilo de vida, costumbres, alimentación, vestuario, etc. eran regidas conforme a las leyes del Kashrut, debido a esto ambos es decir Daniel y sus amigos tuvieron problemas en alimentación y otras costumbres; como lo narra su libro, el régimen los hacía más saludables que los demás jóvenes que vivían en el palacio.

Después de una formación de tres años, Daniel y sus tres compañeros, fueron presentados ante Nabucodonosor quien, dice el texto: los halló diez veces mejores que todos los magos y astrólogos que había en todo su reino. 

Increíble acto sobrenatural del Profeta Daniel
En el segundo año del reinado de Nabucodonosor (así señala el texto pero, dada la contradicción algunos autores corrigen la fecha como duodécimo año) éste tuvo un sueño que lo dejó hondamente angustiado por lo cual convocó a los expertos en artes adivinatorias para que lo interpretasen, sin embargo, había una dificultad; el rey había olvidado el sueño.

Ante la impotencia de sus sabios, el rey se irritó y ordenó los ejecutasen. Daniel, que no había estado presente en la entrevista, fue también arrestado pero, al conocer el problema, habló con Arioc, jefe de la guardia, solicitando un plazo para responder al soberano.

La petición fue concedida; entonces Daniel y sus compañeros oraron al Señor pidiendo les revelase el misterio. Esa noche, en una visión, le fue revelado el sueño del monarca y al día siguiente se presentó en la corte con el relato del mismo y su interpretación. Este hecho marcó el engrandecimiento de Daniel quien fue nombrado gobernador de la provincia de Babilonia y jefe de los sabios; del mismo modo los tres jóvenes judíos recibieron importantes cargos en la administración imperial. Estos hechos, no obstante, sólo cuentan con el testimonio del mismo libro bíblico, pues no existen referencias en la documentación babilónica que ha sobrevivido, ni en ninguna otra fuente externa.

Daniel permaneció en la corte real durante todo el reinado de Nabucodonosor y continuó ligado a ella cuando Belsasar le sucedió en el trono.

Datos mas Curiosos a Luz
El libro de Daniel ignora u omite la existencia de Evilmerodac, Neriglisar, Labashi-Marduk y Nabonido y considera, erróneamente, a Belsasar como hijo de Nabucodonosor. Cuyos anteriores son otros emperadores de Babilonia que precedieron a Nabucodonosor.

En esos años los relatos mencionan un episodio, el ídolo de oro, en el cual los tres jóvenes son arrojados a un horno ardiente y otro que, presentado como un testimonio del propio rey, narra la transformación de Nabucodonosor en bestia, hecho que pudiera ser un recuerdo deformado del traslado de Nabonido al oasis de Taima. 

El banquete de Belsasar 
En esa ocasión el nuevo soberano de Babilonia celebraba un festín en compañía de sus nobles cuando tuvo la ocurrencia de beber en los vasos sagrados substraídos del Templo de Jerusalén. De inmediato una misteriosa escritura apareció en la pared, trazada por una mano espectral, la cual ninguno de los sabios fue capaz de interpretar. Llamado Daniel, por sugerencia de la reina quien recordaba su desempeño de otrora, éste censuró al rey y, sin aceptar sus promesas de obsequios, descifró la escritura. El texto anunciaba, en arameo, la caída de Babilonia en manos de los persas.

Increíblemente Belsasar cumplió lo prometido y nombró a Daniel tercer señor del reino, pero esa misma noche la ciudad fue tomada y el rey, muerto. 

El Milagroso evento: Daniel en el foso de los leones 
El conquistador de Babilonia y sucesor de Belsasar, fue Darío, el medo, personaje desconocido por la historia y, probablemente, inexistente según dicen algunos historiadores. 

Bajo el reinado de este soberano tiene lugar el complot de los sátrapas contra Daniel que derivó en su encierro en el pozo de los leones; esta intriga se valió de la religiosidad del protagonista pues, un edicto caprichoso sugerido al rey por aquellos prohibía cualquier petición, fuera a un dios o a un hombre excepto el soberano, durante treinta días. Daniel, como era su costumbre, oraba cada día y fue denunciado.

Arrojado al foso, el profeta no recibió daño alguno. A la mañana siguiente, cuando Darío comprobó el portento, ordenó liberar a Daniel y echar al foso a sus acusadores que perecieron devorados por las bestias.

Si recuerdan en los capítulos 13 y 14 de Daniel nos deja ver que supuestamente atribuye la condena de Daniel al hecho de haber matado a cierto dragón sagrado que los babilonios adoraban y menciona que el profeta Habacuc fue llevado a Babilonia por un ángel, quien lo tomó por sus cabellos, para entregar su propia comida a Daniel.

En esas mismas secciones se menciona la sucesión de Astiages, la entronización de Ciro II el Grande Bel que habían convencido al rey de que el dios comía las ofrendas, siendo que eran ellos quienes lo hacían. 

Las Revelaciones y el Apocalípsis del Profeta Daniel
Recibió diversas visiones apocalípticas que anunciaban, por medio de símbolos y claves numéricas, la instauración del Reino de Dios sobre la tierra.  Que es de suma importancia leerlas para entender las demás profecías de Juan el Apóstol y los profetas. Nos deja algo muy importante el libro como lo es el Estudio de las 70 semanas de Daniel que en una próxima publicacion la estudiaremos y analizaremos; parte importante que nos demuestra que el reloj profético de los tiempos es Israel.

Daniel recibió dos visiones durante el primer y el tercer año de Belsasar. Diferentes animales representaron en estas visiones a las potencias mundiales que se irían sucediendo hasta el tiempo en que serían destruidas y se daría la gobernación celestial a alguien como un hijo del hombre. (Da 7:11-14.). Quizás la más célebre profecía atribuida a Daniel sea la de las Setenta Semanas. La narración bíblica dice que en el primer año del mencionado rey Darío, Daniel discernió en los escritos de Jeremías que se aproximaba el fin de los setenta años de desolación de Jerusalén. Recibió entonces, según el hagiógrafo, una revelación transmitida por medio de Gabriel donde se anunciaba la reconstrucción de la ciudad, la muerte de un Ungido (Mesías) y el cumplimiento de todas las profecías. La predicción fijaba los plazos para estos eventos por medio de semanas que, según todos los comentaristas, corresponden a períodos de siete años.

Más tarde, siempre a tenor del libro bíblico, cuando corría el tercer año de Ciro (536), Daniel recibió nuevas visiones apocalípticas donde se le muestra a los ángeles protectores de Persia, Javán (Grecia) e Israel contendiendo en favor de sus respectivas naciones.

También se le anuncian invasiones y guerras en la tierra de Israel, protagonizadas por personajes enigmáticos designados como el rey del norte y el rey del sur, posiblemente algunos de los soberanos helenísticos.
Muerte del Profeta Daniel 
No existe testimonio bíblico y las tradiciones posteriores no aclaran si regresó al territorio de Judea o permaneció en Mesopotamia, pero esto último parece lo más seguro.

En apariencia dado que aún vivía durante el reinado de Ciro (que comienza en Babilionia en 539 a. C..) es posible que alcanzara una edad centenaria.

Su muerte se sitúa, entonces, entre el tercer año del soberano persa, es decir hacia 536 a. C. y el 530 a.C. cuando muere el propio Ciro, ya que no se menciona su presencia en tiempos de Cambises. Es muy probable que tuviera lugar su muerte en Babilonia pero, dado que su tumba se veneraba en Susa, algunos autores se inclinan por esta última ciudad.

Otro dato Curioso que sale a luz sobre el Profeta Daniel
Existen al menos seis lugares diferentes que pretenden poseer la tumba de Daniel: 

1. Babilonia, en el actual Irak: se basa en el Martyrologium Romanum que dedica el día 21 de julio para conmemorarlo y declara que fue enterrado en aquella ciudad, en una cripta real. 

2. Susa‌, Irán: según una antigua tradición local, compartida por judíos y musulmanes, el profeta fue enterrado en esa ciudad.

Testimonios de escritores árabes, sirios y persas desde el siglo VII relatan la historia de ese sepulcro y Benjamín de Tudela (1160) cuenta como era reclamado por los moradores de ambas riberas del río Coaspes (hoy Karkheh, el Ulai de la Biblia) hasta que el shah Shanjar ordenó colocar el féretro en el centro de un puente que lo cruzaba. 

En la actualidad el lugar de la misma es un popular santuario. 

3. Kirkuk, Kurdistán: en la ciudadela de Kirkuk se encuentra también una tumba atribuida a Daniel. El sitio fue originalmente un edificio religioso judío, más tarde una iglesia cristiana y por último una mezquita musulmana. En la misma, actualmente, se encuentran cuatro tumbas que, se dice, pertenecen a Daniel y los cuatro jóvenes. 

4. Samarcanda, Uzbekistán: En las afueras de Samarcanda existe otra tumba de Daniel. Según una leyenda local, Tamerlán, intentaba conquistar Siria o, según otras versiones La Meca, sin éxito hasta que uno de sus consejeros le aseguró que sus derrotas se debían a la presencia, en ese territorio, de la tumba del profeta.

En una acción militar, el conquistador logró apoderarse del cuerpo, al cual hizo trasladar hasta sus dominios del Asia Central.

De esta tumba mana una fuente de agua a la que se atribuyen propiedades curativas. 

5. Muqdadiyah, Irak: en el año 2007, después de un bombardeo en el pueblo de Al Wajihiya, cerca de Muqdadiyah algunas fuentes mencionaron la presencia de la tumba de Daniel como un objetivo de los grupos insurgentes locales. La tumba, situada en el Gobierno de Diyala, fue atacada y dañada, incluyendo su domo de color verde.

6. Mala Amir, Kurdistán iraní: La Enciclopedia Judía señala otra tumba de Daniel a cinco días de marcha de Dizful, cerca de Mala Amir. 


Siempre la incredulidad sobre la biblia trae polémica a sus personajes, pero ¿Que dicen los científicos sobre Daniel? 
No hay evidencias de su existencia, excepto por las menciones bíblicas. El pasaje de Ezequiel, no obstante, se considera relacionado más bien con Danel, un mítico héroe fenicio, que con el profeta judío. 
Numerosos comentaristas bíblicos sostienen que el propio libro de Daniel no pretende ser otra cosa que un relato popular (’aggadot) destinado a subraar algunos temas importantes para la nación judía en los años previos a la persecución de Antíoco Epífanes. 
El lenguaje del libro, las menciones erróneas a personajes de la época neobabilónica y la minuciosidad de las descripciones, pretendidamente proféticas, de Antíoco y sus rivales apoyan estas conclusiones que son aceptadas también por estudiosos católicos y evangélicos.
Esta postura implica que Daniel no fue el profeta mencionado sino un personaje folclórico y que el autor del libro (un visionario judío del Siglo II a. C.) lo escribió usando ese popular seudónimo y ambientando su historia en la época del Exilio babilónico.
Los estudiosos fundamentalistas, desechando estas especulaciones con argumentos ad hoc, aseguran que la vida y obra de Daniel, un personaje real, transcurrió en lo esencial tal como lo describe el libro homónimo.

3 comentarios:

  1. no entiendo el capitulo 14 del versículo 1 al 11
    me lo pueden interpretar porfavor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jesús es el Señor Felipe Becerra. Lastimosamente por medio de este espacio y/o comentario no es suficiente cómo para explicarle el capítulo 14 deuterocanonico o apócrifo de Daniel, igualmente que su 13.

      Estos capítulos solamente pueden leerse en Biblias de editoriales católicas. Aunque esta aclaración por su pregunta naturalmente que usted lo sabe. Sin embargo, lo digo por los que lean su comentario.

      A veces mucho leer otras versiones bíblicas, no se cuál habrá leido usted (quizá Dios Habla Hoy o Latinoamericana), pero yo publicaré en este caso el extracto de su pregunta de la versión JERUSALÉN:

      Daniel 14:1-11:

      (1) El rey Astiages fue a reunirse con sus padres, y le sucedió Ciro el Persa.
      (2) Daniel era comensal del rey y más honrado que ningún otro de sus amigos.
      (3) Tenían los babilonios un ídolo, llamado Bel, con el que se gastaban cada día doce artabas de flor de harina, cuarenta ovejas y seis medidas de vino.
      (4) El rey también le veneraba y todos los días iba a adorarle. Daniel, en cambio, adoraba a su Dios.
      (5) El rey le dijo: «¿Por qué no adoras a Bel?» El respondió: «Porque yo no venero a ídolos hechos por mano humana, sino solamente al Dios vivo que hizo el cielo y la tierra y que tiene poder sobre toda carne.»
      (6) Díjole el rey: ¿Crees que Bel no es un dios vivo? ¿No ves todo lo que come y bebe a diario?»
      (7) Daniel se echó a reír: «Oh rey, no te engañes - dijo -, por dentro es de arcilla y por fuera de bronce, y eso no ha comido ni bebido jamás.»
      (8) Entonces el rey, montando en cólera, mandó llamar a sus sacerdotes y les dijo: «Si no me decís quién es el que come este dispendio, moriréis; pero si demostráis que el que lo come es Bel, morirá Daniel por haber blasfemado contra Bel.»
      (9) Daniel dijo al rey: «¡Hágase según tu palabra!» Eran setenta los sacerdotes de Bel, sin contar las mujeres y los hijos.
      (10) El rey se dirigió, pues, con Daniel al templo de Bel,
      (11) y los sacerdotes de Bel le dijeron: «Mira, nosotros vamos a salir de aquí; tú, oh rey, manda poner la comida y el vino mezclado; luego cierra la puerta y séllada con tu anillo; si mañana por la mañana, cuando vuelvas, no encuentras que Bel se lo ha comido todo, moriremos nosotros; en caso contrario, morirá Daniel que nos ha calumniado.»...

      Eliminar
    2. Mi comentario tendrá quizá más partes, por el límite de Blogger.

      Bien.... como cualquier otro estudio que estuviesemos emprendiendo, necesitamos ver como termina la historia:

      Daniel 14:12-22 BJ

      (12) Estaban ellos tranquilos, porque se habían hecho una entrada secreta debajo de la mesa y por allí entraban normalmente a llevarse las ofrendas.
      (13) En cuanto salieron y el rey depositó la comida ante Bel,
      (14) Daniel mandó a sus criados que trajeran ceniza y la esparcieran por todo el suelo del templo, sin más testigo que el rey. Luego salieron, cerraron la puerta, la sellaron con el anillo real, y se fueron.
      (15) Los sacerdotes vinieron por la noche, como de costumbre, con sus mujeres y sus hijos, y se lo comieron y bebieron todo.
      (16) El rey se levantó muy temprano y Daniel con él.
      (17) El rey le preguntó: «Daniel, ¿están intactos los sellos?» - «Intactos, oh rey», respondió él.
      (18) Nada más abierta la puerta, el rey echó una mirada a la mesa y gritó en alta voz: «¡Grande eres, Bel, y no hay en ti engaño alguno!»
      (19) Daniel se echó a reír y, deteniendo al rey para que no entrara más adentro, le dijo: «Mira, mira al suelo, y repara de quién son esas huellas.»
      (20) - «Veo huellas de hombres, de mujeres y de niños», dijo el rey;
      (21) y, montando en cólera, mandó detener a los sacerdotes con sus mujeres y sus hijos. Ellos le mostraron entonces la puerta secreta por la que entraban a consumir lo que había sobre la mesa.
      (22) Y el rey mandó matarlos y entregó a Bel en manos de Daniel, el cual lo destruyó, así como su templo...

      En realidad no se cuál es su pregunta ¿podría especificarla?

      Ahora bien, para ir adelantando sobre los versos que pregunta. Daniel estuvo presente según la línea de tiempo que habla en cada una de sus revelaciones y experiencias a 3 reyes. Uno de babilonia, de Media y Persia, Ciáxares, Astiages y Ciro II El Grande respectivamente.

      Al parecer Astiages era un págano similar a sus predecesores, aunque al parecer el peor, este fue el que uso los utensilios sagrados del templo para tomar de ellos y hacer sus orgías festivas... cuando aprecio la mano escribiendo en lengua aramea:

      Dan 5:24 Por eso ha enviado él esa mano que trazó este escrito.
      Dan 5:25 La escritura trazada es: Mené, Mené, Teqel y Parsín.
      Dan 5:26 Y ésta es la interpretación de las palabras: Mené: Dios ha medido tu reino y le ha puesto fin;
      Dan 5:27 Tequel: has sido pesado en la balanza y encontrado falto de peso;
      Dan 5:28 Parsín: tu reino ha sido dividido y entregado a los medos y los persas.»

      Este Emperador de Media tenia como su dios a Bel, en acadio Bel es Señor, en hebreo/arameo se trata de Ba´al... es decir el mismo dios falso demoníaco que significa señor.

      Sencillamente Daniel (Baltazar en acadio) un sabio, mago y comensal, interprete de sueños, astrologo y mistico profeta del Dios hebreo, muestra nuevamente a este segundo Rey la hermosura del verdadero Dios, denunciando y revelando la estafa y mentira de sus falsos profetas y sacerdotes servidores de Bel o Baal.

      Creo que esto de mi parte. Espero haberle colaborado en algo.

      Para complemento de su estudio, le invito a ver una reciente película llamada "El Libro de Daniel" que ofrece una website llamada "Somos Movies". Aunque en mi opinión la actuación es algo insipida y carente de pasión, creo que el guión de la misma puede revelar algunas cosas muy hermosas sobre la experiencia del profeta con los tres reyes muy buena para todos...

      Paz y santidad

      Eliminar

Subir a Portada de Visión de Profetas | Diseñado por Blogger Templates